Latam proyecta operación de 67% para marzo pese a volatilidad del precio de combustible

En un contexto de incertidumbre internacional que ha traído como consecuencia una alta volatilidad en el precio del combustible, el grupo Latam proyecta una operación de pasajeros de hasta un 67% para marzo (medida en asientos-kilómetros disponibles – ASK) respecto de igual mes de 2019 (escenario pre pandemia), siguiendo la tendencia de estabilidad operacional mostrada en los últimos meses.

Se estima que las operaciones domésticas de Colombia y Brasil serían las que impulsarían las recuperaciones frente a niveles pre-pandemia, con un 165% y 101% respectivamente. Por su parte, las operaciones de las filiales cargueras alcanzarían niveles previos a la crisis sanitaria global, con un 100% de estimación operacional para marzo.

Entre las novedades de este mes destaca el reinicio de operaciones desde Santiago de Chile a Auckland (Nueva Zelanda) y Sydney (Australia).

Latam prevé operar aproximadamente 1.029 vuelos diarios nacionales e internacionales durante marzo, conectando 135 destinos en 20 países. El negocio de carga tiene programados casi 1.200 vuelos en aviones cargueros con un nivel de utilización un 7% mayor en promedio que el mismo periodo de 2019. Nuevamente, todas estas proyecciones están sujetas a la evolución de la pandemia, especialmente los últimos casos de variante Omicron en los países donde opera el grupo.

En febrero de 2022, el tráfico de pasajeros (medido en pasajeros-kilómetros rentados – RPK) fue de 60,6% en relación al mismo período de 2019, basado en una operación medida en ASK (asientos-kilómetros disponibles) de un 63,7% comparada con febrero de 2019. Esto implicó que el factor de ocupación disminuyera 4,0 puntos porcentuales, llegando a 79,8%.

En carga, el factor de ocupación fue de 61,5%, lo que corresponde a un aumento de 9,2 puntos porcentuales en relación a febrero de 2019.


Read Previous

Solo el 5.5% de pilotos aerocomerciales en Perú son mujeres

Read Next

Cuatro consejos para liderar equipos en épocas de virtualidad